10 nov. 2014

ME HICE UN TUMBLR PERO NO PUEDO DEJAR EL BLOG...
quisiera que no pase tanto tiempo sin escribir
que no siempre tenga que decir lo que siento
ser menos de piscis
que equivale a ser menos sensible 
vivir siempre en esa recta
al final del barrio
donde se ven salir los aviones
y el cielo del atardecer es la mejor escenografía
y una botella sin etiqueta la mejor herramienta
volver media mareada pensando solo en las sensaciones
en la felicidad a corto plazo
el viento cargado de tierra y cobre quemado
quizás esté abierto el almacén y nos quede hielo
y anécdotas 
no pienso en el lunes
si me preguntás
me encanta colgarme
y pensar que pasó con ese perro viejo 
que estaba a la ida pero no a la vuelta
saber que las horas son infinitas
corriendo al lado del arroyo
tratando de mantener el equilibrio
contando cuantas cuadras faltan 
para que se termine el pasto
y me pueda subir a ese techo 
donde se ve todo más cerca
y más simple
puedo sentir que no necesito nada
ni ser alguien para nadie
escuchar la música de los parlantes de ese patio
en el que comen de todo 
mientras yo escarbo mi bolsillo
y saco algunos cereales de la tarde
mientras pienso que al final me olvido
de todas esas nuevas recetas que me enseñaron 
y las películas que me recomendaron 
por no anotarlas
y que por días como estos
no escribo tan seguido
entonces escribo sobre días como estos.
qué onda con los poetas ocultos?
que hay de los que leen en voz baja
en la soledad de sus habitaciones
leen lo que escribieron sin esperar nada a cambio
susurrando palabras que nadie escuchará
en cuadernos que nadie leerá
palabras que quedarán encerradas 
en papeles deteriorados por el tiempo 
quizás perdidos o tal vez destruidos
palabras que quedarán encerradas
adornando las paredes y los marcos de las ventanas
quiero entrar a todas esas habitaciones 
y que se me peguen esas palabras
como imán con mi cuerpo atraparlas 
y llevarlas afuera y dejarlas libres 
que vuelen por las plazas 
que viajen arriba de los perros 
que se metan en los autos 
y se peguen en los puestos de diarios 
y que las gente se las lleve 
y que la gente las escuche
y que la gente las entienda. 

28 may. 2014

Recuerdo cuando te conocí
dijiste: "sos de piscis como mi mamá,
mi mamá que está re loca"
y me pregunté si yo lo estaba
tal vez lo suficiente
para quedarme en tu casa
como tu mamá o tu perro
que también está loco

Recuerdo cuando te conocí

hacía frío y tenía medias cortas
y dijiste: "vamos a la costa?"
con una birra en la campera
y me pregunté si me la bancaba
tal vez lo suficiente
para besarte en la primera

Recuerdo cuando te conocí 

esa noche el aire frío no tocaba la burbuja
esa que se había armado alrededor nuestro
como hecha del calor 
de las birras, del porro y de la emoción
la emoción por conocernos, por hablar de todo, por no parecer idiotas

Recuerdo que después subimos 

con la burbuja arriba de la moto
y no sentía el viento
solo sentía tu respiración
que iba y venía , adentro y afuera de mi

Recuerdo cuando te conocí

te llevé a esa fiesta de amigos
que no eran tus amigos
pero estabas borracho
y les sonreíste, como a mi 
como si ya fueras parte de todo

Recuerdo que seguimos fumando, tomando

bailando como en cámara lenta
y agarré un papel pegado en la ventana
y me pregunté porque tenía tu nombre y un dibujo
y yo lo elegí entre todos esos papeles 
pegados en esa ventana
y pensé como en la vida 
con todos esos chicos pegados en la computadora
y yo lo elegí.  

17 abr. 2013


Mientras silbe el viento en mi ventana
y mis dedos estés ansiosos por moverse 
recorriendo los renglones de mi cuaderno
seguiré escribiendo para vos
para mi
para ellos

Mientras estas sábanas sigan enredándome 
atándome a mi cama
y la almohada mantenga la forma
esa que marqué
convirtiéndola en tobogán de mis lágrimas
voy soñar con vos
conmigo
con ellos

los que nos veían reír y amar
mientras nosotros
sinvergüenzas 
eramos dos
ilusos
pensando en el "para siempre".